* Un romance que ya no se esconde * Un K que siembra para ser candidato * Un diputado que abandonó el modo zen

JOS y el macrismo, un romance que ya no se esconde

Los referentes del PRO y del sobischismo ya no juegan a las escondidas y cada vez que pueden aportan un granito más a la confirmación del acuerdo político entre los dos sectores, de cara a las elecciones legislativas de este año. Y obviamente lo dejan plasmado en Twitter.
Así, esta semana la concejal Nadia Márquez recibió en su despacho al diputado nacional Francisco Sánchez, e inmediatamente subieron una foto a la red del pajarito, donde ella informó que se habló de “trabajar juntos” y “de los kilos que aumentamos en pandemia” (si, leyó bien).
Rápidamente Sánchez dio RT al posteo, con un comentario donde llenó de elogios a la concejal, a la que calificó de “coherente, trabajadora, inteligente y defensora de la vida. Nada más que pedir”. Eso si, nada dijo sobre los kilos demás que había comentado la concejal…
En las redes, otra señal de este acuerdo político se vio cuando el ex gobernador Jorge Omar Sobisch subió un posteo asegurando que su candidatura no es condición para ningún acuerdo político, recibiendo rápidamente un RT de Leandro López, ex diputado nacional y ahora con la intención de ser candidato a concejal.

Darío siembra

El secretario de Energía de la Nación, Darío Martínez, ha demostrado que sabe moverse con destreza en la arena política. Lejos quedó el muchacho que tímidamente comenzó a asomar en 2005 como segundo candidato a concejal (impulsado por uno de sus mentores, Ariel Kogan), acompañando a Martín Farizano -que era cabeza de lista- ambos representando a la Concertación Neuquina (acuerdo político entre el kirchnerismo con el ex intendente capitalino Horacio Quiroga). Ahora, apuesta al premio mayor y quiere ser el candidato del gobierno nacional para pelearle la gobernación al MPN en 2023. Por eso, Martínez alterna las reuniones específicas del sector energético, con encuentros donde recibe en sus cómodas oficinas a intendentes y concejales de la provincia, no solamente del Frente de Todos sino también del MPN. Y lógicamente sube la correspondiente fotito a su Twitter. Por lo pronto, habrá que esperar si esta vez logrará encolumnar al parrillismo y qué pasará con Ramón Rioseco, a quien en su momento aceptó sumarse a regañadientes como compañero de fórmula en las elecciones a gobernador de 2019.

David, de modo zen a modo bélico

El diputado nacional por Juntos por el Cambio, David Schlereth, hace tiempo abandonó en Twitter el tono mesurado y conciliador que lo supo caracterizar (sobre todo teniendo en cuenta su labor como pastor evangélico). Ahora cuestiona con virulencia al gobierno nacional cada vez que puede, apelando a una términos que antes eran difíciles de escucharle (o mejor dicho, de leerle). Dejó el modo zen y ahora está «con el cuchillo entre los dientes».
Este cambio de estrategia, ¿obedece al año electoral, donde abandona su banca de diputado y muchos lo ubican como primer candidato a concejal del acuerdo del PRO con el sobischismo? ¿O es como para no desentonar con su compañero de bancada, Francisco Sánchez, ya famoso por el estilo áspero y transgresor que cultiva en sus redes?

Compartir