Neuquén repite el modelo de GyP para los vientos

La provincia trasladó, al mercado de las renovables, la propuesta de negocio que utilizó en el petróleo. Se asociará con el esquema de “acarreo”.

agencia neuquén –
federico aringoli
federico@rionegro.com.ar

En noviembre de 2014 la provincia, a través de la Agencia de Inversiones de Neuquén (ADI-NQN), tomó la decisión de revertir cuatro áreas con alto potencial eólico. Los motivos: se vencieron los plazos y los adjudicatarios no consiguieron el financiamiento necesario para desarrollar los proyectos. Desde entonces la ADI-NQN trazó el objetivo de saltar al otro lado del mostrador y convertirse en desarrollador. Se dijo que buscaría ser la Gas y Petróleo del Neuquén (GyP) de las energías renovables.

Casi dos años después tiene enfrente la chance de concretarlo y montar el primer parque eólico en la provincia. En dos sociedades distintas, junto a Genneia (Britto y Fintech) y a Corredor Americano (grupo Eurnekian), se presentará con 200 MW eólicos a la primera licitación nacional de energías renovables (RenovAr).

Por estas horas se afinan los detalles de la asociación (tras conocerse los pliegos definitivos se supo que las “sociedades vehículos” están obligadas a constituirse solo si resultan adjudicatarias). Pero el modelo asociativo que ofreció –y con el que consiguió sus socios– la ADI-NQN es muy similar al utilizado por GyP para el petróleo: el carry.

Esto significa que la ADI-NQN, que tiene a su favor las tierras, los estudios y los permisos, no aporta dinero para desarrollar las granjas eólicas ni para su operación. El recurso financiero lo ponen sus socias y, una vez que el proyecto se repague, comienza a cobrar dividendos de acuerdo al porcentaje de asociación pactado.

Este será el único ingreso de dinero directo que tendrá la provincia ya que no está en los planes impulsar, como lo intenta Chubut, un sistema de regalías. “Los vientos no pagan regalías”, sentenció una fuente al tanto de las negociaciones.

Dividendos a largo plazo

La ADI-NQN firmó dos acuerdos societarios para ir a la primera licitación RenovAr y dejó abierta la chance para cerrar otro más adelante. El primero con Genneia y la local Edvesa (de la familia Nunci) para desarrollar Cerro Senillosa que ofrece 100 MW. Aquí los porcentajes de asociación acordados quedaron así: Genneia 76,5 %, Edvesa 13,5 % y ADI-NQN 10 %.

En tanto con Corredor Americano y Viensos (ambas del grupo Eurnekian) y la regional Bacs SA buscarán conseguir los contratos para La Americana (al norte de Zapala) y Picún Leufú (al noreste de esa localidad). Ambos parques son de 50 MW y la agencia neuquina se reservó a su favor el 10 y 17,5%, respectivamente.

Los dividendos se repartirán una vez que los proyectos se hayan repagado. El gobierno nacional ofrece contratos con Cammesa por 20 años y, al menos dos fuentes vinculadas a los desarrollos eólicos, estimaron que las empresas no conseguirán equilibrar la inversión de los parques en menos de 8 años.

El plazo también puede variar dependiendo del precio con el que licite Nación, pero también existen coincidencias en señalar que no saldrá de la franja de entre 60 y 80 dólares (por MWh).

Según pudo averiguar “Río Negro Energía”, la provincia cerró una serie de condiciones para la asociación. Una de ellas es un acuerdo de no disolución y sindicación de acciones. Es decir que el accionista controlante no podrá desprenderse de la ADI-NQN, pero sí ésta podrá desprenderse de sus papeles y salir de la sociedad con activos o liquidez.

Es el modelo de carry o acarreo de GyP, que desató una guerra entre el ex CEO de YPF Miguel Galuccio y el exgobernador Jorge Sapag, y que con el paso del tiempo mostró dos desenlaces: vendió su participación o la canjeó por áreas maduras en producción o comenzó a pagar su participación con un porcentaje de la producción que le corresponde en el área.

Molinos en pie

En la cabeza del gobierno neuquino –y en particular del ministro de Economía Norberto Bruno, conductor del proceso–, más que los dividendos, lo que importa es que los desarrollos se materialicen. Confían en tener éxito por los socios conseguidos y por la solvencia de las propuestas con las que se presentarán, que cuentan con altos niveles en el factor de recuperación y muy buenas condiciones en infraestructura y de conectividad.

Además el contexto internacional para las tecnologías renovables da buenas señales. La recesión en el continente europeo, líder en energías verdes, aumentó la disponibilidad de equipos y bajó los costos. La cuenta cayó de u$s 2 millones por MW instalado a poco menos de u$s 1,7 millones.

Otro punto que alimenta la expectativa de los técnicos del sector se apoya en las garantías conseguidas para esta primera licitación por el gobierno nacional. Sobre este punto había algunas dudas, ya que Nación advirtió que canalizará el acceso a este y otros beneficios sólo en aquellas jurisdicciones que hayan adherido a la última modificación de la ley de Energías Renovables.

Si bien en Neuquén ese trámite legislativo no está cubierto, desde el bloque oficialista confirmaron que el proyecto de adhesión está en marcha y que saldrá a la brevedad. La preocupación es que no haya fisuras que puedan marginar los proyectos neuquinos.

A través de la ADI-NQN consiguió dos socios de peso financiero. Aporta las áreas y el andamiaje técnico. Tendrá una participación de entre
el 10% y el 17%.
RenovAr
La apuesta verde
Neuquén repite el modelo de GyP para los vientos
El gobierno busca instalar 10.000 MW renovables (un tercio de la actual potencia instalada) para el 2025.
En este primer llamado estiman el desembolso de 1.800 millones de dólares y la creación de 8.000 puestos de empleo.
Si el gobierno neuquino consigue los 200 MW con los que se presenta se proyectan unos 1.600 puestos de empleo para el sector.
Los vientos patagónicos competirán por 500 de los 600 MW eólicas que se licitan. Buscan repartir los proyectos en todas las regiones.
El 6 de septiembre se conocerán las ofertas técnicas y el 12 de octubre los ganadores.
En números
600 MW
es la potencia que se cubrirá con eólica en la primera licitación. En total se buscan 1.000 MW renovables.
u$s 340
millones llegarían a la provincia en dos años si consigue licitar sus proyectos.

Origen: Neuquén repite el modelo de GyP para los vientos

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *