Los números rojos de la pandemia

Los números en rojo que dejó la pandemia en 2020 asoman como un problema a solucionar en 2021. Las restricciones que ocasionó el aislamiento obligatorio durante varios meses del año, y luego la etapa de distanciamiento, llevaron a un derrumbe de la actividad económica solamente superada por la debacle económica y social del año 2002.

En términos de caída del producto bruto interno, la retracción fue cercana al 10%, declive que se acentuó de manera más profunda entre abril y junio, momento en que la baja alcanzó el 19% interanual.

Pero el resultado negativo se vio aún más afectado por el arrastre de los años anteriores. Lo que derivó en un balance en rojo acumulado con niveles cercanos a los alcanzados en abril de 2010. Según los pronósticos económicos, el país necesitará crecer más de 4,6% en 2023 para empatar su PBI de 2019.

En materia inflacionaria la Argentina totalizó una inflación de 36,1% en 2020, muy por debajo del 55% del 2019 y con previsiones en alza para el 2021. Por su parte, en materia de pobreza estuvo cerca del 39%, con un aumento preocupante de 11,6% con respecto al año anterior. En lo que respecta a indigencia pasó de 4,2% en 2019 a un 8,1% en 2020, pero la intervención que dispuso el gobierno nacional a través del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) permitió estabilizarla en un 5,4%.

La pandemia también tuvo un gran impacto sobre la tasa de actividad. En este rubro, Argentina presentó un 47,7% en el índice que mide la proporción de ocupados sobre su población económicamente activa, uno de los peores registros de la región. En tanto, en materia de desempleo las cifras correspondientes al 1er semestre de 2020 alcanzan el 11,8%. 

Compartir