Entre abril y junio de 2020, 560 mil jóvenes perdieron su fuente laboral

Según un informe del Centro de Estudios Metropolitanos, cerca de 560 mil jóvenes perdieron su fuente laboral durante el segundo trimestre de 2020. Se trata del segmento de personas entre 18 y 30 años, y el número llegó a alcanzar al 26% de esa franja etaria.

El informe “Empleo juvenil y políticas sociales” detectó que la cifra alarmante surge al comparar los números previos a la pandemia y los indicadores relevados hasta el tercer trimestre de 2020.

Durante el mencionado período se registró la mayor amplitud en la brecha en el acceso o permanencia en el mercado laboral con las personas mayores de 30 años. La diferencia comparativa entre ambos grupos subió de 13 a 16 puntos porcentuales en tan sólo tres meses.

Entre los jóvenes el registro pasó del 20 al 26% entre el primer y el segundo semestre. En tanto, entre la población adulta económicamente activa el salto fue menor y la suba en el desempleo trepó del 7 al 10% en igual período, acentuando las diferencias entre ambos grupos etarios.

Luego, durante el tercer trimestre se evidenció una recuperación y el porcentaje volvió a estabilizarse en el orden del 20% para el sector joven, cifra cercana a la registrada en el primer trimestre del año.

Al respecto, el estudio recuerda que la baja en la ocupación concuerda con los guarismos que registró el país durante el  primer y el segundo trimestre de ese año, período en el cual la Argentina llegó a registrar 3,9 millones de fuentes laborales perdidas.

El escenario, para nada amable que describió el CEM, remarca además las dificultades y barreras que enfrenta la población juvenil la cual va desde salarios, índices elevados de pobreza, inestabilidad laboral, desprotección social y brechas que presentan en relación a la población adulta.

Fuente CEM – BAE Negocios   

Compartir