* Diputada macrista, cada vez más picante * 85 días después volvieron las fotos juntos * Los delicados equilibrios de un diputado que es opositor y oficialista

Leticia, la picante

La diputada provincial de Juntos por el Cambio, Leticia Esteves, se ha convertido en una de las principales voceras de su bloque, especialmente en lo que fue el debate por el endeudamiento solicitado por el gobernador Omar Gutiérrez para cumplir el acuerdo salarial con los gremios estatales.

A través de su cuenta de Twitter, la legisladora no perdió oportunidad de lanzar envenenados dardos hacia el oficialismo y en la red del pajarito azul dedicó un extenso hilo para cuestionar la toma de la nueva deuda asegurando que desde el gobierno “ignoran completamente los aportes y recomendaciones del resto de los representantes del pueblo y pareciera que el endeudamiento es la única política de gobierno, la cual están llevando adelante con tozudez y prepotencia”.

En la discusión del proyecto también le dedicó un párrafo al secretario general de ATE, Carlos Quintriqueo, ironizando que a partir de la defensa  que el gremialista hizo del endeudamiento, debería ser premiado “por lo menos con la Jefatura de Gabinete” por el gobernador Gutiérrez. 

85 días después, volvieron las fotos juntos

85 días pasaron para que el gobernador Omar Gutiérrez y el intendente Mariano Gaido volvieran a  sacarse una foto juntos y que las compartieran en sus redes sociales. Ese período de veda fotográfica del dúo, se extendió desde el 5 de abril al 1 de julio. Justamente el 5 de abril se habían mostrado juntos en la inauguración de una obra de asfalto en el corredor de calle Lanín y en una recorrida por obras en la Ciudad Deportiva. Después, nada de nada, hasta el pasado 1 de julio, cuando volvieron a compartir una mesa en el anuncio de obras a ejecutar de parte del EPAS.

El distanciamiento entre los dos referentes de peso en el MPN comenzó a evidenciarse en el extenso conflicto de los autoconvocados de Salud y se potenció con los distintos criterios que cada uno creía que se deberían aplicar en relación a las restricciones por la pandemia.

Ahora, las necesidades políticas mutuas, llevaron a olvidar los rencores (por ahora) y a mostrar unidad hacia afuera del partido, en medio de los procesos electorales que ya están en marcha, tanto las legislativas nacionales como las de concejales capitalinos.

Las piruetas de un diputado

El diputado del Frente Neuquino, Mariano Mansilla, siempre ha tenido una asombrosa habilidad para hacer delicados equilibrios políticos y pararse de lados distintos del mostrador, según las circunstancias y los escenarios políticos. Y esta semana que pasó hasta sufrió el embate de algunos/as compañeros/as de bancada por su apoyo al endeudamiento solicitado por el gobernador Omar Gutiérrez.

Durante los últimos años, Mansilla, por ejemplo, en 2015 fue socio político del ex intendente Horacio Quiroga llevando una colectora en respaldo a su reelección (el candidato a concejal fue Francisco Baggio); pero en 2019 fue en contra de la gestión de Quiroga y prefirió aliarse con el actual intendente Mariano Gaido (también con Baggio como candidato a concejal). En la provincia, es opositor al MPN (aunque en la votación por el endeudamiento fue un aliado) pero en la ciudad es oficialista de un gobierno del MPN. Esta dualidad quedó en evidencia también en estos momentos de definición de candidaturas a diputados nacionales. 

El pasado mes de junio, Mansilla fue quien primero lanzó como candidato al ex intendente de Cutral Có y parlamentario del Parlasur, Ramón Rioseco, pero los primeros días de julio salió a celebrar que haya varias mujeres dentro del kirchnerismo que quieran encabezar la lista, decisión que en el Frente de Todos todavía tiene posturas encontradas. 

Compartir