Bahía Blanca quiere ser el puerto de Vaca Muerta

El centro logístico se prepara para consolidar las exportaciones de la formación. Proyectan nuevas inversiones y ampliaciones para el desembarco de operadoras.

MATÍAS DEL POZZI

El consorcio del puerto de Bahía Blanca presentó en 2017 una proyección de trabajo y crecimiento con vistas al 2040. En ese momento Vaca Muerta se encontraba en una situación más prematura que ahora, pero de igual manera la formación no convencional ya formaba parte de su plan futuro.Hoy, a casi dos años de aquella publicación, pasó de ser una tímida apuesta en un proyecto ambicioso a una estrategia concreta donde el puerto pone en juego parte de su futuro a través de inversiones y movimientos anticipados.

Apuntamos a que el puerto de Bahía Blanca se convierta en el puerto de Vaca Muerta, es lo que estamos tratando de impulsar por eso nos estamos involucrando y hoy en día estamos tomando algunos riesgos, invirtiendo cuando todavía no está la carga, comprando tierras cuando todavía no tenemos anclado ningún proyecto”, aseguró el gerente de Desarrollo de Negocios del puerto, Juan Linares, en diálogo con “Energía On”.

Lo cierto es que el puerto no solo cuenta con buenas intenciones por parte de la administración actual. A la estratégica ubicación geográfica, se suma su privilegiada conectividad náutica, un enorme potencial de ampliación del terreno con frente de muelle y una profundidad garantizada de 45 pies de calado que también puede expandirse.

En números

500
toneladas es la cantidad de carga que ofertó el puerto para el tren de Vaca Muerta.

Además, Bahía Blanca es una ciudad que queda a poca distancia de varios gasoductos y oleoductos troncales que atraviesan en el país. Además, el nuevo gasoducto que licitará el gobierno el mes que viene, pasará por Salliqueló, otro punto clave para las redes de transporte nacionales que está a 4 horas de puerto.

Cuando hablamos de Vaca Muerta y lo que podemos ofrecer, primero lo vemos como puerta de ingreso de insumos y después como una posibilidad de monetizar de la producción”, subrayó Linares.

En números

1.800
hectáreas con frente de muelle es el terreno que se reservó para ampliaciones.

Todos los actores vinculados a Vaca Muerta coinciden que un punto bisagra para acelerar los desarrollos en la formación es lograr aceitar las vías de exportación de la producción.

Desde legislaciones, redes de transporte para evacuar la producción y, en el caso del gas, nuevas instalaciones que permitan licuefaccionarlo.

En números

27.000.000
de toneladas anuales mueve el puerto entre combustibles y productos petroquímicos.

De la mano de YPF y Vista Oil&Gas, la firma que lidera Miguel Galuccio, el puerto de Bahía Blanca registró dos exportaciones provenientes de Vaca Muerta durante la primera semana de junio. “En dos semanas fuimos partícipes de dos hechos importantes para la industria, además de la primera exportación de GNL, tuvimos una exportación de shale oil a Estados Unidos de parte de Vista que envió 15 mil metros cúbicos”, detalló Linares.

Uno de los objetivos de la administración del puerto es preparar el terreno para el futuro desembarco de puestos logísticos de diversas empresas vinculadas a la industria.

En la primera semana de junio se realizó la primera exportación de GNLde la mano de YPF.

En los últimos seis meses incluimos 1.800 hectáreas para el diseño de toda la industria en el mismo predio con frente de muelle. Además, ya estamos en este momento haciendo la evaluación para efectuar una profundización. Hoy el puerto tiene 45 pies de calado, pero el día que la industria, si hablamos de exportación de crudo, lo necesite, el puerto en seis u ocho meses puede profundizar. Eso lo tenemos en agenda”, indicó Linares.

El tren como estrategia 
Una de las iniciativas que quiso promover el gobierno nacional a través del ministerio de Transporte es el tren de Vaca Muerta, pero luego de varias postergaciones, no logró asegurar la carga mínima para hacer viable las inversiones.

El objetivo era llegar a los 4 millones de toneladas, sin embargó se alcanzó la suma de 3.300.000. YPF lideró el ranking con 1.500.000 toneladas, le siguió Pan American Energy con 967.000 y, para sorpresa de muchos, el puerto ocupó el tercer lugar con 500.000 toneladas. Superó a más de seis operadoras con presencia en la formación.

Estamos tomando algunos riesgos, invirtiendo cuando no tenemos la carga y comprando tierra sin proyectos anclados”.

Juan Linares es el gerente de Desarrollo de Negocios del puerto.

“El puerto no produce petróleo, no tiene actividad en Vaca Muerta y sin embargo ofertó, es un ejemplo de los riesgos que tomó el puerto”, cerró Linares.

Prometen un proyecto escalable

Para concretar la primera exportación de Gas Natural Licuado (GNL) hace tres semanas el puerto realizó inversiones para adecuar las instalaciones. Sin embargo, según Linares, “no fueron abultadas”, si la actividad acompaña proyectan desembolsos más agresivos.

Ahora empieza una etapa de inversión mucho más fuerte para acondicionar todo a la espera de un mayor crecimiento. Seguramente va a ser un proyecto escalable acompañando el crecimiento, siempre un poco adelante”, expresó Juan Linares.

En la primera semana de junio se realizó la primera exportación de GNL de la mano de YPF.

Además, aseguró que serán cautos a la hora de invertir, no harán grandes desembolsos sin tener cargas aseguradas para no perder competitividad.

Nosotros vemos como una posibilidad que la planta de GNL se instale en Bahía Blanca, la primera señal que tenemos es que como puerto nosotros ya estamos licuefaccionando, eso es una señal y para nosotros también es un aprendizaje”, subrayó.

Está claro que el puerto está en una posición estratégica para el país, tiene un vasto potencial, pero su desarrollo debe estar acompañado con el compromiso de los gobiernos y de las compañías petroleras.

Origen: Bahía Blanca quiere ser el puerto de Vaca Muerta