Producción de gas: la resolución 46 no admite falsas lecturas

El autor de esta nota, ex ministro de Energía de Neuquén y actual titular del bloque de concejales del MPN en la capital, defiende los “estímulos” fijados en 2017 “para reemplazar a las costosas importaciones”, y refuta los “argumentos inverosímiles” usados para justificar los recientes recortes dispuestos por el gobierno nacional.

Alejandro Nicola *

La decisión del gobierno nacional de recortar los fondos para hacer frente a las compensaciones económicas establecidas por la Resolución 46/17 para el desarrollo del gas no convencional, ha desatado una gran polémica pública en los últimos días, en los que se han escuchado argumentos inverosímiles para justificar una medida que amenaza con traer serias dificultades al crecimiento de Vaca Muerta.

En el plano local, el intendente de la ciudad de Neuquén, Horacio Quiroga, se puso al frente de la defensa de esta determinación de la secretaría de Energía de la Nación que cambia las reglas de juego a mitad de camino, con las consecuencias negativas que tendrán sobre las inversiones en marcha y las futuras.

No es verdad, como sostiene Quiroga, que la Resolución 46 plantee que solo se deben pagar las compensaciones sobre la producción declarada por las empresas a la hora de la aprobación del proyecto.

El régimen fue creado para que las compañías, estimuladas por un precio de 7,50 dólares el millón de BTU para 2018, adelantaran sus planes de inversión y sumaran rápidamente más producción de gas.

Entonces, los volúmenes declarados de producción -tanto como las inversiones-, actuaban como un compromiso básico a cumplir por parte de las petroleras para recibir las compensaciones económicas del Estado, que cubriría la diferencia entre el valor obtenido por el gas en el mercado y el precio estímulo. En ningún momento la Resolución 46 puso un techo como ahora se quiere hacer creer. Su espíritu era estimular la producción local de gas para reemplazar las costosas importaciones.

Esa normativa nació luego de las audiencias públicas por las tarifas del gas que se realizaron en septiembre de 2016, en las cuales tuve la posibilidad de participar en representación de la Provincia como ministro de Energía, Servicios Públicos y Recursos Naturales.

En esa ocasión, donde se estaba definiendo el futuro energético de la Argentina, Neuquén presentó una propuesta para reducir el déficit energético del país a través del desarrollo de los yacimientos no convencionales.

Planteamos que entre 2010 y 2015 se destinaron 45.000 millones de dólares a la importación de gas, y que con una inversión de 4.000 mil millones de dólares Neuquén estaba en condiciones de aportar los 30 millones de m3 diarios de gas que le faltaban al país para satisfacer su demanda.

Es decir, que con un mínimo porcentaje de los fondos que se quemaron en gas importado, podíamos recuperar el autoabastecimiento en un corto plazo.

Demostramos que la provincia contaba con los recursos para abastecer la demanda insatisfecha del país, y que si no se pagaba un valor justo y razonable por el gas neuquino, la producción volvería a caer.

Hoy, por una decisión errónea de Nación, nos encontramos con el mismo dilema. Si repetimos los errores del pasado no quedará otra que incrementar las importaciones, con lo cual los argentinos generaremos riquezas en otros países.

Invertir en Vaca Muerta, además de ser más barato para el país, también permite crear empleo genuino, recaudar impuestos y motorizar la economía no solo provincial sino también la nacional, la cual atraviesa una seria crisis.

En 2013 se comenzó a implementar el Plan Gas, que dio una señal positiva de precios, lo cual fue suficiente para que la industria reaccionara y comenzara a producir más.

Con la posterior implementación de la Resolución 46, llegamos a 2018 con un yacimiento como Fortín de Piedra que en un año y medio pasó de cero a producir 17,5 millones de m3 diarios, y con un crecimiento interanual del shale gas del orden del 193%.

El gobernador Omar Gutiérrez impulsó la consolidación del proyecto Vaca Muerta, liderando tanto a nivel nacional como internacional las gestiones que posibilitaron generar las condiciones para que las operadoras decidan impulsar nuevos proyectos y desarrollar en forma inmediata los ya existentes. En el periodo 2016-2018 la Provincia pasó de 12 concesiones no convencionales a las 34 actuales.

La implementación de la Resolución 46, a partir del acuerdo alcanzado entre el gobierno nacional, la Provincia, los gremios y las operadoras, tuvo resultados concretos y contundentes: en 2018 Neuquén registró los mejores índices de producción de la última década, y ya está cerca de alcanzar el récord histórico de 2004.

Ese crecimiento de la producción neuquina permitió al país ahorrarse miles de millones de dólares en divisas, que de otra forma se hubieran destinado a pagar importaciones que generan riquezas en otros países y no dejan ningún beneficio para los argentinos.

(*) Presidente del bloque de concejales de Neuquén del MPN.

Origen: Producción de gas: la resolución 46 no admite falsas lecturas | VA CON FIRMA