Elías Sapag salió a defender a la AIC | VA CON FIRMA, un plus sobre la información.

El titular de la Autoridad interjurisdiccional de cuencas negó el daño ambiental en los ríos neuquinos y aclaró que «no se trata de hacer una lucha contra Buenos Aires».

El presidente de la Autoridad Interjurisdiccional de Cuencas (AIC), Elías Sapag aseguró que la organización que maneja “cuenta con los mejor profesionales de toda la Argentina” en referencia a las afirmaciones que el concejal Francisco Baggio le realizó a Va Con Firma de que los ríos están siendo violentados por la necesidad de energía de Capital Federal y del conurbano bonaerense.

Sapag recordó que se envía energía “a todo el país” y que “no se trata de hacer una lucha contra Buenos Aires porque si no se establece  “una lucha federal contra nuestros pares”.

Agregó que “la AIC nunca va a dejar un chacarero sin agua o una ciudad sin agua” ya que la institución “cuenta con los mejores profesionales de toda la Argentina; esta cuenca cuenta con los mejores ingenieros de la república”.

“¿Por qué el presidente pide que no anden en patas o en remera? Es una locura pensar que el presidente está equivocado. El presidente está pidiendo auxilio, está diciendo que gasten menos, que los ciudadanos tienen que ayudar al sistema”, graficó Sapag y se preguntó: “¿Como administrador de la cuenca que hago? ¿Le digo que no porque Baggio piensa que voy a secar los ríos?”.

“Acá todo el mundo se llena la boca hablando del medio ambiente sin tener un análisis, un laboratorio, un protocolo o una norma con la cual manejarse”, sentenció.

Sobre la denuncia de que los ríos bajan y suben sus niveles bruscamente, lo que genera un daño ambiental, Sapag negó rotundamente este hecho y explicó que “hay una norma de manejo en la cual se suben y se bajan los caudales gradualmente, son gradientes estrictos” e indicó que “los ascensos y descensos son absolutamente controlados de acuerdo a estudios científicos, no es un capricho nuestro”.

Sapag explicó que la situación de la baja de los ríos Limay y Neuquén se debe a que “este año los meses de mayo y junio fueron absolutamente secos y los caudales de los ríos se mantuvieron en los niveles del estiaje”. Aclaró que “ante esta perspectiva se dispuso desde la AIC bajar los caudales a los mínimos ambientales que son 65 metros cúbicos por segundo (m3 p/s) sobre el río Neuquén y 250 m3 p/s sobre el Limay para poder ahorrar agua para el momento en que vuelva a ingresar”.

El titular de la AIC dijo que primero acordaron con Nación que el río Neuquén no se use para una necesidad eléctrica y que se mantenga en un nivel bajo hasta el 20 de agosto con el propósito “de guardar el agua para el riego del Alto Valle” y agregó que “la segunda decisión es que también se ahorre agua en el Limay cuando no se necesita energía, como ahora que no hay despacho, aunque haga frío en Buenos Aires”.

Explicó que lo que se hace es “ahorrar para poder usar” y que con este caudal se “da satisfacción a las ciudades sin problemas”, porque hace 15 días que se mantienen estos niveles y “no hubo problemas con las tomas de agua”.

Sapag afirmó que la AIC “nunca le hizo faltar agua al riego en 30 años” y expresó que el organismo tiene la potestad de negarse a abastecer energía en el caso de que los niveles de agua sean bajos “como pasó en el año 1999”.

Planta Tronador

Sobre las denuncias de los empleados de la planta de tratamiento de líquidos cloacales Tronador de que se estaban tirando al río un 50% de desechos crudos, Sapag expresó que “hay un problema con el sindicato” porque “esto de salir a decir que se está tirando y no decir por qué, ni dónde” da la impresión de que “hay un trasfondo político. No puede ser el administrador del EPAS sea el que tiene la culpa, cuando lo que quiere es solucionar el problema”, indicó.

En cuanto a la necesidad de multar a las plantas de tratamiento de residuos, se preguntó cuál es la importancia de una sanción “si no se corrige el problema” y qué ganó  la subsecretaría de Recursos Hídricos “cuando sancionó a la planta de Plottier sino resolvieron o repararon el inconveniente. La multa tiene efecto –prosiguió- cuando hay una falta al cumplimiento de funcionario público y no creo que ningún funcionario del EPAS quiera estas cosas”.

Sapag dejó en claro que la solución del problema es “de plata”. Explicó que se paga muy poco por el agua porque “si en una familia tipo cada persona gasta 250 litros por día, está pagando 0,005$ el litro de agua”. Agregó que es “absurdo lo que se paga” y el gasto de energía que implican las tareas de “bombear el agua desde el río, transportarla a la planta, tratarla, distribuirla, volver a tratarla en la planta y devolverla al río”.

Otro de los problemas que señaló Sapag fue el crecimiento demográfico de las ciudades neuquinas. “Lo que está faltando son las previsiones” y aclaró que el aumento de la  población provoca “que las proyecciones que se hacen para abastecer con una planta de tratamiento en lugar de acabarse en 20 años, se acaban en 3 años”.

“Evidentemente los traumas del crecimiento vienen acompañados por problemas y es nuestra obligación la de planificar y de conseguir los recursos”, indicó.

También dejó en claro que los legisladores provinciales tienen responsabilidad porque son quienes “manejan el presupuesto, y tienen la posibilidad de elaborar leyes de control ambiental con las cuales pueden actuar”.

“La Autoridad interjurisdiccional de Cuencas (AIC) tiene la autoridad de poder regular los ríos y tiene un contrato de concesión con el Estado nacional, que le otorga el control del medio ambiente y de la seguridad de las presas”, concluyó.

Origen: Elías Sapag salió a defender a la AIC | VA CON FIRMA, un plus sobre la información.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *